¿Qué pueden hacer las empresas para promover el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible?

En el 2015, en el marco de la Cumbre de las Naciones Unidas se han ampliado los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para dar lugar a los denominados “Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, cuyo cumplimiento total es esperado para el 2030.  A la fecha, los ODS han sido firmados por los 193 países miembros de las Naciones Unidas. 

A fin de comprender específicamente su alcance, a continuación listamos los 17 ODS, los cuales son los siguientes: 

  • Objetivo 1: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
  • Objetivo 2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
  • Objetivo 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.
  • Objetivo 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.
  • Objetivo 5: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.
  • Objetivo 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.
  • Objetivo 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.
  • Objetivo 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
  • Objetivo 9: Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
  • Objetivo 10: Reducir la desigualdad en y entre los países.
  • Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  • Objetivo 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.
  • Objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.
  • Objetivo 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
  • Objetivo 15: Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.
  • Objetivo 16: Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.
  • Objetivo 17: Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Para lograr el cumplimento efectivo de los ODS queda claro que todos los sectores deben estar involucrados. Por ello, quisiéramos acercar ejemplos prácticos, de cómo el sector privado puede a través de un Programa de Cumplimiento, aportar a la Agenda Mundial de Desarrollo Sostenible. Por ejemplo, los programas de cumplimiento normativo bien diseñados pueden favorecer al logro del Objetivo 8 de “Trabajo Decente” y al Objetivo 10 de “Reducción de las desigualdades”, incorporando en las Políticas de Compliance, premisas que respeten la equidad de género, el empoderamiento de las mujeres, el respeto a los derechos de los trabajadores. Asimismo, una gestión de riesgos que incluya el cuidado y protección del medio ambiente aporta al cumplimiento del Objetivo 15 de “Promover la sostenibilidad de los recursos naturales y proteger el ecosistema”.

Los programas de cumplimiento bien implementados facilitan la toma de decisiones en las organizaciones, ya que ellas cuentan con más información para identificar sus riesgos y vulnerabilidades. Esto es preponderante para invertir en proyectos como los de tecnología o infraestructura, para que se adecuen a las necesidades de una determinada organización pero también con una mirada de respeto al entorno: la Producción y Consumo Sostenible (Objetivo 12), la Salud y Bienestar (Objetivo 3), las Ciudades y Comunidades involucradas en tales proyectos (Objetivo 11).

La lucha constante contra los actos de corrupción mediante programas de cumplimiento que prevengan estos actos es una expresión determinante de las empresas de buscar reglas justas y una sana competitividad. Los procesos de debida diligencia en materia social, ambiental y de promoción de los derechos humanos fundamentales, se tornan así en un manifiesto de rechazo a la corrupción, el soborno, la extorsión e ilegalidad en todas sus formas.

Hasta hace muy poco tiempo, las iniciativas vinculadas con la protección y promoción de los derechos humanos se relacionaban exclusivamente al sector público, como parte de las políticas de gobierno. Aunque esto deberá seguir así, es crucial traer a colación que se puede hacer desde el sector privado, desde las organizaciones de la sociedad civil e instancias de asociación público-privada, con el fin de aportar al cumplimiento de los ODS y de la Agenda 2030. Es por ello por lo que existen redes en todo el mundo, cuyo propósito es concienciar sobre la importancia del cumplimiento de los ODS y cómo hacerlo.

El derecho a un trabajo decente se puede lograr garantizando las condiciones laborales contenidas en la legislación, promoviendo prácticas de pasantías para jóvenes, brindando un ambiente de trabajo digno, respetando medidas de seguridad, entre otros.

El derecho a la educación se puede apoyar brindado cursos de capacitación para el personal de la empresa o institución, creando programas de formación que incluyan reglas de transparencia, de igualdad de género.

El derecho a la salud en una empresa se puede respetar contando con medidas de seguridad e higiene, en relación con las fábricas, es fundamental el tratamiento de residuos tóxicos, la implementación de protocolos de seguridad y protocolos en caso de accidentes. Si estos derechos son respetados entonces los riesgos a los que se expone una empresa u organización son menores. Por lo que estos derechos deben formar parte del Programa de Cumplimiento y deberán ser monitoreados permanentemente. La existencia de herramientas como el Compliance, permite a las instituciones gestionar riesgos, cumplir con las leyes y regulaciones aplicables, inculcar una cultura organizativa de respeto a los derechos y la promoción de buenas prácticas.


Si desea conocer los servicios que ofrece GHP el área de Cumplimiento y Ética Corporativa, le invitamos a visitar nuestra página web: www.ghp.com.py o contáctenos a través del correo electrónico info@ghp.com.py o al teléfono +595-21-203030.

Artículos relacionados