Comercio electrónico: negocios en el siglo XXI

En el mundo actual no es extraño salir cansado y con mucha hambre del trabajo muy tarde en la noche, recordar que no hay nada para comer en la heladera y pedir un delivery por internet ya sea de la computadora o del celular. En el nuevo mundo en que vivimos esta situación no necesariamente te conducirá al supermercado más cercano que todavía esté abierto porque hoy, el supermercado puede ir a tu casa.

No podemos negar que los tiempos han cambiado. Si treinta años atrás nos hubiesen dicho que podríamos comprar un libro/electrodoméstico/ropa desde la comodidad de nuestras casas, no lo hubiésemos creído. La única alternativa era trasladarse hasta el local comercial.

Antes de la llegada de empresas como Amazon al mundo consumidor, no habituábamos comprar sin tocar. Hablar de Amazon es hablar de uno de los pioneros del comercio electrónico y también del gran revolucionario en la forma de comprar. Hoy, el comercio electrónico (o eCommerce) es una realidad en auge a nivel mundial y su avance en Paraguay, a pesar de su lento inicio, no ha sido la excepción.

Hoy en día, en Paraguay el eCommerce crece a pasos de gigante. Los números hablan por sí solos. En los últimos 5 años el crecimiento del comercio electrónico ha sido de 163% y según datos oficiales de Bancard, el número de negocios online pasó de 153 a 237 en el 2017 y de 237 a 295 a mayo del 2018.  

Antes de conocer su regulación en nuestro país, veamos qué es el comercio electrónico.

¿Qué es el eCommerce o comercio electrónico?

Como respuesta rápida y simple: el eCommerce se refiere a las transacciones por vía electrónica y a distancia entre un proveedor de servicios o productos y el consumidor. Dos aspectos son claves: la operación a distancia y la vía electrónica. El factor distancia implica que las partes no se encuentran presentes de manera simultánea. El factor electrónico implica la utilización de equipos electrónicos en la transacción. Por ejemplo: una PC con acceso a internet.

Entonces, si quiero ofrecer mi producto o servicio de manera electrónica, ¿qué necesito saber? ¿Es una actividad regulada en Paraguay?

El eCommerce es un ámbito de negocios, y como toda actividad económica, necesita ser regulada ya que, numerosos intereses y derechos se encuentran en juego, desde la privacidad de los consumidores hasta aspectos de propiedad intelectual.

En Paraguay, el comercio electrónico está regulado por la Ley de Comercio Electrónico y su decreto reglamentario. El propósito de la regulación es el de establecer las obligaciones de las empresas en la red, así como también el de velar por los intereses de los consumidores o usuarios.

Para llevar adelante un negocio de esta naturaleza, estos son algunos de los aspectos legales más importantes a tener presente.

  • Identificación del comercio: El consumidor tiene derecho a saber quién está detrás de la página web a través de la cual se pretende hacer la compra. Por esta razón, las empresas se ven obligadas a exhibir en su página web información suficiente, que permita identificar quién está ofreciendo el producto o servicio de venta en Internet. Principalmente la información exigida es la siguiente: nombre de la sociedad, domicilio, nombre de los propietarios, dirección electrónica y algún número de contacto telefónico. Esta información debe ser de fácil acceso, directa, gratuita y debe estar dispuesta de manera permanente.
  • Condiciones de contratación: Además de conocer cierta información sobre la empresa, el consumidor tiene derecho a saber en detalle las condiciones de contratación del producto o servicio a adquirir y éstas deben estar a la vista.  Una copia electrónica del contrato debe ponerse a disposición de los consumidores en el sitio web como también el procedimiento para la cancelación del contrato y el completo acceso a los términos del mismo, antes de su confirmación. En caso de que el contenido sea sobre ofertas o concursos promocionales como descuentos, premios y regalos, debe mencionarse de forma clara las condiciones de acceso y participación (o bien, indicar donde éstas pueden consultarse).
  • Catálogo de imágenes: Normalmente las páginas web cuentan con un catálogo electrónico de imágenes. Ahora, es importante prestar atención a cómo este debe presentarse para que se ajuste a los requisitos legales. El catálogo debe ser practico y comprensible, las imágenes deben ser reales y estar acompañadas de una breve descripción de las características principales del producto o servicio, del precio, de la forma de pago y gastos de envío, y, obviamente, de su disponibilidad o no.   No debemos olvidar de aclarar el procedimiento y plazo en caso de devolución o cambio.
  • Condiciones de contratación: Todas y cada una de las condiciones de contratación (indicación del producto o servicio, importe total, forma de pago, impuestos aplicados, forma y plazo de entrega y los gastos por el envío) deben ser puestas a disposición de manera resumida al consumidor de manera previa a la confirmación con la opción de imprimirlo o guardarlo. En cuanto al pago, el comprobante electrónico de pago en versión digital que deberán emitir las tiendas online será considerado como factura de pago a los efectos contables y tributarios.
  • Protección de datos personales: No menos importante es la protección de los datos personales. Es obligatorio informar sobre la finalidad y el tratamiento que se les dará a los datos personales del consumidor o usuario a través de una política de privacidad.  Es derecho del consumidor oponerse al tratamiento de sus datos confidenciales para fines promocionales.
  • Cancelación de compra: Un derecho fundamental que se concede al consumidor es el de retractarse de la compra bajo ciertos parámetros. El consumidor cuenta con la facultad de desistir de la respectiva compra manifestando su voluntad de devolución en el término de cinco días hábiles contados a partir de la entrega del producto o de la celebración del contrato en caso de que sea sobre la prestación de un servicio. Esta situación será factible, siempre y cuando no se haya utilizado el producto o no se haya hecho un pedido de un producto o servicio personalizado. Además, deberá estar disponible y a la vista la ley de Defensa del Consumidor y la dirección electrónica de la Secretaria de Defensa al Usuario y Consumidor (SEDECO).  

No pretendo cumplir la regulación, no me interesa… ¿cuáles pueden ser las consecuencias?

Las sanciones en caso de incumplimiento son medidas de acuerdo a su gravedad, de leves a muy graves. Ante la identificación de algún tipo de incumplimiento, la ley prevé la apertura de un sumario administrativo de investigación. De dicho sumario pueden derivar multas que van desde 200 jornales mínimos (aproximadamente G. 16.200.000) hasta 1.000 jornales mínimos (aproximadamente G.  81.2000.000).

El organismo del Estado encargado de la vigilancia y cumplimiento de las normas es la Dirección General de Firma Digital y Comercio Electrónico del Ministerio de Industria y Comercio. Los controles se hacen mediante un sistema informático que selecciona las páginas web de forma aleatoria. Un detalle importante. El control aleatorio de dicha Dirección no implica que la SEDECO aplique supletoriamente sanciones en caso de incumplimiento a derechos del consumidor.

La apertura de un sitio web debe hacerse siempre observando una serie de requisitos legales que ayudaran a la empresa a prevenir problemas futuros que pueden llevar el negocio al fracaso. Siempre y en todos los casos, es mejor prevenir que lamentar. Es por ello que es importante contar con el asesoramiento de un abogado, quien, sin dudas, conocerá de manera más profunda las normas legales y su aplicación en la práctica.  

Entiendo, el consumidor tiene muchos beneficios. Entonces… ¿qué gano como empresa?

La ley no solo es beneficiosa para el consumidor, también la empresa puede sacar provecho de su cumplimiento. Conocer y aplicar los requerimientos regulatorios puede ahorrarle importantes disgustos y además de evitar posibles sanciones, afianza la confianza de los clientes y, sobre todo, contribuye al crecimiento legal del comercio online.

Artículos relacionados

La #AgendaDigital para un país en desarrollo
La constante transformación digital no es solo materia de interés privado- empresarial, la mismo se ha vuelto en uno de los pilares fundamentales para la innovación y crecimiento económico de los gobiernos, a través del desarrollo de nuevas formas de políticas públicas que involucren a la digitalización y utilización de nuevas tecnologías. Aunque la revolución digital es un fenómeno mundial, todavía existen enormes desigualdades entre los países. En materia de tecnología, los países de la región han progresado a diferentes velocidades, esto por la extrema heterogeneidad existente, específicamente en términos de ingreso por habitante, productividad y desarrollo social. El proyecto denominado “Agenda Digital”, impulsado por nuestro Gobierno Nacional, es uno de los principales temas en la mesa y de controversia actual, especialmente por expertos en la materia de tecnología, quienes exigen transparencia y mejor planeamiento en la ejecución del mismo por tratarse de un tema bastante técnico y por el alto plan de inversión que involucra. La Agenda Digital es uno de los principales objetivos vinculados al gobierno electrónico y de digitalización de los entes del Estado para la mejora de sus servicios. El mismo posee cuatro ejes a seguir en la línea de ejecución del proyecto: Conectividad, Gobierno Digital, Economía Digital y el Fortalecimiento Digital.Con la reciente promulgación del Decreto N° 2145/2019, se pone en marcha la creación de un Comité Estratégico Digital que se encargará de ejecutar el Proyecto o Plan Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Bajo la Ley N° 6298/2019 se ha autorizado el préstamo de unos 130 millones de dólares suscrito entre el BID y la República del Paraguay, y de esta manera poder concretar el financiamiento del proyecto por el cual se pretende lograr un mejoramiento de la competitividad con las TIC en Paraguay a través del Organismo Ejecutor (OE) que es el Ministerio de Tecnologías de la información y comunicación (MITIC). El Comité Estratégico Digital será el órgano mediante el cual se impulsará y velará por el buen desarrollo de la Agenda Digital. Este comité estará integrado por: 1) Ministro del MITIC, 2) Ministro de Hacienda, 3) Ministro de Salud Pública y bienestar Social, 4) Ministro de Educación y Ciencias, 5) Ministro del Interior, 6) Ministro de Industria y comercio (MIC), 7) Ministro de Defensa Nacional, 8) Ministro – Secretario Ejecutivo de la Secretaria Técnica de Planificación (STP), 9) Ministro – Secretario Ejecutivo de la Unidad de Gestión de la Presidencia de la Republica y, 10) por el Presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATALEL). Además de los altos representantes mencionados, el decreto también faculta a dicho comité a convocar diversos grupos de trabajo e invitar a importantes representantes de otras instituciones públicas, del sector empresarial de las Tecnologías de la información y comunicación, de la sociedad civil entre otros organismos o entidades necesarias para llevar la adecuada definición, fiscalización e implementación del Plan Nacional de TIC. En este sentido, se pretende alcanzar lineamientos que dispongan una optima inversión de recursos y maximización de acciones dirigidas a lograr la transformación digital del país con la mejora de los servicios públicos, de las capacidades de investigación, innovación, desarrollo, productividad y competitividad. ‍
leer el artículo completo